¿Conoces la Sal del Himalaya?

A que no sabias que la sal puede hacer esto
13 junio, 2016
Beneficios de la sal rosada
28 mayo, 2018

Si bien es cierto que todos hemos escuchado de los efectos negativos de la sal común para nuestra salud, el uso de esta variante se está extendiendo cada vez más debido a sus beneficios.  Se la llama “el oro blanco” y es considerada la sal más pura y libre de contaminantes que podemos encontrar en el mercado.

Originaria de Pakistán, suele comercializarse en forma de “cristal rosado”, para que podamos molerla antes de consumirla.  ¿Te gustaría conocer todo lo que puede hacer por ti la Sal del Himalaya?

La auténtica Sal del Himalaya proviene de una mina del distrito de Jherum, en Pakistán, y es apreciada desde la antigüedad por su pureza y su composición a base de minerales como el calcio, potasio, magnesio, óxido de sulfuro, hierro, manganeso, flúor, yodo, zinc y cromo….¡hasta 84 componentes naturales!

Diferencias entre la Sal del Himalaya y la sal de mesa común

La sal que todos tenemos en casa, y cuyo consumo deberíamos regular, está tratada químicamente.  Lo que hace es depurarse al máximo, para convertirla en cloruro sódico, dejando así de ser un nutriente.

Con la sal refinada ocurre lo mismo que con el azúcar blanco.  Lejos de aportarnos algún beneficio, lo que hace es enfermarnos y alterar la función de muchos de nuestros órganos.

Al día de hoy, gran parte de los alimentos que consumimos contienen este tipo de sal, como es el caso de las conservas, platos precocinados, congelados, snacks o embutidos.

Una alternativa a la sal de mesa sería, sin duda, la sal marina.  Ahora bien, ¿sabes cuál es el problema básico de la sal marina? Que, al día de hoy, nuestros océanos también contienen muchos tóxicos derivados del petróleo o el plástico.

La sal del Himalaya es una alternativa natural, más pura. El problema que tendríamos en este caso es que puede resultar un poco más cara debido a su selecto origen. No obstante, si dejáramos de tomar la clásica sal de mesa ganaríamos en salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *